Memento – Cristopher Nolan

Esta película no hay que verla, hay que atenderla. La propia historia y la manera en la que se muestran los hechos requiere, si queremos disfrutar de verdad, prestar atención. Y merece la pena. Cristopher Nolan dirigió esta película, que fue rodada en 25 días, en el 2.000, basada en un relato escrito por su hermano menor.

Hay dos tipos de secuencias en la película, en blanco y negro que sigue una estructura lineal y que se intercalan entre las secuencias en color que va mostrando la historia hacia atrás, mostrando las causas de lo que ya se ha visto. Al final de la película se unen.

Pero es que además el argumento no ayuda. El protagonista sufre un tipo de amnesia por el que no es capaz de guardar nuevos recuerdos pero si recuerda como llevar a cabo acciones cotidianas.Este tipo de dolencia existe realmente, y se da tras una lesión en el hipocampo.

El protagonista busca al hombre que violó y asesinó a su mujer. Para poder ir recordando hace fotografías, escribe notas y se tatua las principales pistas, aunque a veces no le ayuden en exceso. Nolan juega con el espectador moviéndose en la delgada línea de la ambigüedad, lo que hace que no podamos despegar el ojo de la pantalla. Una grandísima película.

Y aquí está, enterita:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s